Como Agua en Tierra Seca

Back2Back está aprendiendo y creciendo constantemente en la manera en la que cuidamos y nutrimos las vidas de los niños. Ya que los niños a quienes servimos han sido abandonados, han sufrido negligencia y han sido víctimas de abuso; ellos han experimentado trauma. El trauma afecta el desarrollo normal del niño, afecta la manera en que sienten, desarrollan apego, se comunican y se comportan. Así que, debemos encontrar la mejor manera de comprender y cuidar a cada niño.
Hace algunas semanas, Back2Back Ministries organizó un entrenamiento que fue llevado a cabo por David y Jayne Schooler para los formadores y directores de las casas hogar locales en la sede ministerial de Back2Back en Haití. En el entrenamiento se ofreció información basada en la investigación y estrategias sobre las mejores prácticas a utilizar cuando cuidamos de niños que han experimentado el trauma. Esta información era totalmente nueva para los formadores haitianos; con más de cinco ministerios representados, los dos entrenamientos de 3 días, que se ofrecieron por separado, educaron y equiparon a los participantes con habilidades únicas, necesarias para proveer cuidados que toman en cuenta los efectos del trauma.
Así que, ¿qué es el cuidado informado sobre los efectos del trauma? Este cuidado está basado en la verdad fundamental de que el trauma (negligencia, abandono, abuso) afecta el desarrollo normal del niño. Cuando el trauma ocurre, la edad de desarrollo del niño puede llegar a ser hasta la mitad de la verdadera edad cronológica del niño. Así que el niño siente, se relaciona, se comunica y se comporta de manera diferente, a veces utilizando comportamiento negativo como un medio para comunicar sus necesidades o sentimientos.
De igual manera, aquellos que han sido entrenados sobre el cuidado informado sobre los efectos del trauma, comprenden que el sistema de creencias de un niño se forma a través de palabras y experiencias. Es a partir de este sistema de creencias que brotan los sentimientos del niño, y a partir de estos sentimientos es que se dan los comportamientos. Si un formador quiere cambiar el comportamiento de un niño, primero debe cambiar el sistema de creencias del niño. ¿Y cómo se puede cambiar el sistema de creencias de un niño? Usando nuevas palabras y proveyendo nuevas experiencias. El cuidado informado sobre los efectos del trauma no se enfoca primero y principalmente en modificar la conducta, valora la conexión; y en tanto no se logre la conexión con el niño, la corrección no será exitosa.
“Un formador informado sobre el efecto del trauma está dispuesto a acompañar al niño a lo largo de su historia”, dijo Jayne Schooler, la facilitadora del entrenamiento. “Porque, para que la sanidad ocurra, el niño necesita conectarse con un adulto seguro”.
Finalmente, el cuidado informado en los efectos del trauma posee un marco de referencia basado en siete habilidades esenciales:
Entender el impacto que el trauma tiene en el comportamiento de un niño, su desarrollo y sus relaciones.
Maximizar la seguridad percibida del niño.
Ayudar al niño a reducir las emociones abrumadoras (dándole voz al niño, estrategias de conexión).
Ayudar al niño a entender y modificar sus sentimientos abrumadores.
Apoyar y promover relaciones positivas y estables en la vida del niño.
Ayudar al niño a desarrollar el entendimiento de su propia historia de vida, y a construir nuevos significados a partir de su historia de trauma.
Animar a los formadores a entender su propia necesidad de auto-cuidado y a pedir ayuda.
A pesar de que este entrenamiento provee información valiosa y estrategias aplicables, es más que sólo entrenamiento; es una experiencia. El contenido es entregado con pasión, ayudando a los participantes a sentirse validados y apoyados. Se conforma una comunidad dentro del mismo grupo en entrenamiento, que permite que cada miembro se sienta seguro y pregunte acerca de aquello que lo hace sentir vulnerable.
La respuesta de los participantes al entrenamiento fue abrumadora. “He trabajado por 14 años, yo misma crecí en un orfanatorío, y no había recibido ningún entrenamiento que me ayudara a trabajar con los niños, como lo ha hecho este entrenamiento”, nos dijo una formadora de una casa hogar local. “Este entrenamiento es como agua en tierra seca, estaba sedienta de información que me ayudara en mi trabajo y este entrenamiento me ha refrescado”, compartió otra formadora que trabaja con 12 niños.
David y Jayne Schooler, ahora como miembros de Back2Back, han viajado a dos de las seis sedes ministeriales de Back2Back para llevar a cabo entrenamientos similares para el personal de Back2Back, y para trabajadores de casas hogar locales. Planean viajar a India en Marzo y a Nigeria en Abril para desarrollar entrenamientos similares. Al crecer en nuestra comprensión y en nuestra capacidad para invertir profundamente en las vidas de los niños, estamos empezando a atestigüar cambios positivos en las casas hogar, los formadores y los niños a quienes servimos.
Comments are off